Por Rosalina Marrero Rodríguez | ENDI.com

Jetppeht Pérez de Corcho Morgado fue escalando posiciones en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré (CBA) en Santurce hasta convertirse en el nuevo gerente general de la prestigiosa entidad cultural.

Por espacio de 24 años ha ocupado cargos en el área de estacionamiento, boletería, ujieres y más reciente, en bebidas y alimentos.

Ahora ocupa la silla de gerente general tras haber sido confirmado al puesto en la tarde del miércoles, por la recién constituida Junta de Directores del Instituto de Cultura Puertorriqueña, que preside el licenciado Eduardo Arosemena Muñoz.

Su postulación al cargo que dejó Idalia Martínez tras la renuncia en junio del 2016 del doctor Ricardo Cobián, según dijo a este diario, es consecuencia de un trabajo que comenzó en el 2014 como miembro del equipo que forjó el Plan para Puerto Rico del gobernador Ricardo Rosselló.

Como integrante del cuerpo gestor del plan de gobierno, trabajó en temas relacionados a la cultura, especialmente en alternativas para integrar las instituciones culturales de modo que “puedan colaborar dentro de la necesidad que estamos pasando actualmente”. Tal plan implicaría la unión de áreas mayormente administrativas de entidades como el Instituto de Cultura Puertorriqueña, la Escuela de Artes Plásticas y Diseño, la Corporación de Puerto Rico para la Difusión Pública, la Corporación de Artes Musicales, la Corporación del Conservatorio de Música y el mismo CBA.

PUBLICIDAD

“Estoy orgulloso porque soy parte del Centro de Bellas Artes, soy empleado del centro, es un orgullo para todos mis compañeros; todos ellos estaban contentos porque es un nombramiento para todos, no es para mí nada más”, expresó Pérez de Corcho Morgado en reacción a su confirmación aunque formalmente entrará en funciones el lunes, 21 de agosto, luego de completar la entrega de documentos requeridos y realice la juramentación.

Las prioridades del nuevo gerente son esencialmente dos: devolverle a la institución la autonomía de la que gozó en los tiempos de Carmen Junco y ampliar la oferta cultural como eventos que incluirán una feria del libro y un festival de cine, además de los espectáculos artísticos y puestas teatrales.

“Apuesto a la autosuficiencia del Centro de Bellas Artes, que podamos lograr una oferta cultural variada que nos dé el dinero suficiente para trabajar independientemente del vaivén del gobierno y del país”, declaró.

A nivel fiscal, toma el mando con unas finanzas saludables, sin deudas. No obstante, reconoce una merma en la venta de fechas a corto y largo plazo. Esto lo atribuye a la contracción económica y a los recortes de ayudas a los productores por parte del Departamento del Trabajo y a las escuelas del Departamento de Educación para actividades extracurriculares.

“Sin descuidar criterios de calidad, voy a trabajar en dos proyectos paralelos. Uno es fortalecer el área de eventos corporativos y en el área de espectáculos, tengo dos proyectos que estoy trabajando: unaferia del libro, que ya se dio hace dos años, y el festival de cine quiero traerlo a Bellas Artes”, detalló de sus proyecciones.

El festival de cine pudiera formalizarse para finales de este año e inicios del 2018 con una expectativa de presentar 120 películas entre dos y tres salas.

Pérez de Corcho Morgado contempla además establecer alianzas con universidades para convertir el CBA en un taller práctico tanto en las áreas artísticas como en la gastronomía.

Al momento, el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré funcionará con la plantilla de empleados regulares y solamente habrá cambios en las áreas de posiciones de confianza, se aseguró.

Igualmente mantendrá el Programa de Residencias pero sufrirá cambios. “Hay que atemperarlo al momento que estamos viviendo y hay que hacer unos ajustes”, dijo.

Sobre las investigaciones de la Oficina de Ética Gubernamental y del Contralor sobre unos acuerdos colaborativos del exgerente Ricardo Cobián con algunos productores, Pérez de Corcho Morgado aseguró no tener resultados.

Adelantó, sin embargo, que hay “acuerdos que son saludables”, por lo que no descartaría ese tipo de esfuerzos conjuntos.

“En el momento en que estamos viviendo, desde el punto de vista de contracción económica, los productores necesitan sobrevivir”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *