Por El Nuevo Dia

“Tenía muchas ganas de vivir”. Esas fueron las primeras palabras de Álida Arizmendi, actriz y amiga del veterano intérprete puertorriqueño Pedro Juan Figueroa, quien falleció ayer, viernes, a las 4:00 p.m., en el hospital HIMA San Pablo, en Bayamón, tras una batalla contra el cáncer de páncreas.

El cuerpo del histrión, de 66 años, será expuesto en la Funeraria Buxeda, en Hato Rey, informó a El Nuevo Día su exesposa y madre de sus dos hijas menores, Malena.

El actor supo de la enfermedad que lo aquejaba en octubre del año pasado, cuando fue operado por problemas en la vesícula.

Arizmendi confirmó con voz entrecortada que acompañó a Figueroa mientras recibía tratamiento en el Dr. P. Phillips Hospital, en Orlando, Florida, y luego, cuando fue trasladado a Puerto Rico.

Pedro Juan había regresado a la isla el pasado 30 de junio, y este miércoles, ingresó en el hospital HIMA San Pablo, en Bayamón, para continuar con el tratamiento.

El actor y director, según Arizmendi, estuvo consciente y optimista en todo momento .

“El sábado pasado había mostrado mejoría, pero entonces el jueves (anteayer) empezó a dejar de comer, y comenzó a presentar problemas para respirar. Tenía agua en los pulmones y hubo que ponerle un ventilador. Hoy (ayer) en la mañana hubo que entubarlo y falleció en el área de intensivo. Murió tranquilo, según me dijo Malena. Él siempre quiso que todo esto se mantuviera en la más estricta secretividad”, comentó Arizmendi.

Al momento de su fallecimiento, acompañaban a Pedro Juan sus dos hijas menores Marlene y Melanie, producto de su matrimonio con Malena.

“Su hija mayor, Marluan, tuvo que despedirse de él en Orlando, antes de que lo trajeran a Puerto Rico porque ella vive allá con sus hijos”, compartió Arizmendi.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *