Por 

La actriz lleva como bandera la sinceridad

Aunque el nuevo stand up de Lizmarie Quintana se titula Puesta pa’l problema, la actriz asegura no ser conflictiva, sino sincera.

Por quinta ocasión realiza su espectáculo anual y será el 25 y 26 de mayo, y 1 y 2 de junio, en el Centro de Bellas Artes (CBA) de Santurce.

“No es (que sea) problemática, lo que pasa es que digo las cosas como soy en mi diario vivir. Te encuentras mucha gente en la calle y lo ven como problemática y no, es que digo las cosas que pienso. Hay mucha gente que calla lo que piensa o trata de ser lo que no es por caerle bien a todo el mundo y yo no. Digo lo que pienso y por eso la gente me tilda de problemática y de cafre porque hablo como mucha gente en el País”, explicó en entrevista con EL VOCERO.

En el stand up realizará imitaciones, hablará de las situaciones de la Isla y de su vida personal, incluyendo su noviazgo con la directora Emineh de Lourdes.

Por cierto, la boda sigue en pie para 2019, en Puerto Rico.

“Las bodas cuestan, todo depende, hemos dicho de todo, de hacer el bodorrio, de vamos a casarnos y lo publicas al otro día, pero todavía no hemos decidido nada. Estamos en la película, en nuestros proyectos, en hacer dinero juntas y ya después planearemos bien la boda”, aseveró quien actúa en el filme La “sagrada” familia, dirigido por Emineh, y que se encuentra actualmente en ocho salas cines de la Isla.

Por otro lado, entre mayo y junio cumplirá un año de su ingreso a Día a día, de Telemundo.

“La verdad, la paso tan bien, que es súper relax. Claro que me tengo que adaptar, en el sentido que me tengo que levantar todos los días a maquillarme, buscar qué ponerme, yo soy de las que ando en tenis y t-shirt y para mi vestirme es un problema. Pero por lo demás, lo paso súper bien con los compañeros. La química se nota”, aseguró.

Eso sí, confiesa contenerse en ciertos momentos para no expresar su sentir sin los filtros adecuados.

+1  

Es una de las protagonistas de La “sagrada” familia, que se exhibe en ocho salas de cine en la Isla. >Josian Bruno/ EL VOCERO

“Soy un poco problemática a veces con mis posturas y me tengo que morder la lengua, que no se me vaya a zafar una palabra mala. A veces me calmo porque el programa va dirigido a cierta edad y uno aprende a controlarse, pero siempre doy mi opinión y con mucho respeto a todas las personas que llaman. Pero siempre está eso de le quiero decir algo, pero mejor no se lo digo”, admitió.

Quintana se refiere, por ejemplo, a llamadas recibidas sobre que al esposo hay que hacerle la comida y tenerle la ropa limpia.

“Pero él no es manco, si no hay comida pues que compre. Sabes que la mujer era criada de una manera y ahora es otra cosa. Soy de esta generación y esas cosas me chocan. ¿Por qué la mujer tiene que hacer esto o lo otro? No, la mujer lo hace si quiere”, afirmó.

Entre tanto, reconoce habérsele hecho un “poco difícil” integrarse al elenco de Raymond y sus amigos.

Una amiga más…

“Soy sincera, al principio fue un poco difícil porque es un grupo que ya está establecido. Ellos tienen su química y fue como que un poco extraño, ellos conmigo súper cool todo el tiempo, pero me acoplé rápido. Creo que caigo donde me tiren”, reiteró sobre el espacio en el que comparte con Raymond Arrieta, René Monclova, Jorge Castro, Mónica Pastrana, Rosko Jaime, Norwill Fragoso, Joalis Filippetti y Miguel Morales.

Respecto al anunciado programa que le produciría Tony Mojena, expresó “pues no sé, antes de entrar aquí me dijo: ‘Eso va. Pero por ahora te necesito en Día a día y en Raymond y sus amigos’. Era una comedia de situación, iban a estar René (Monclova), Jorge (Castro) y Ulises (Rodríguez)”.

Sobre si continúa en sus planes este proyecto, expuso: “Yo cojo lo que me den, mientras más taller mejor”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *