Por: Camile Roldán Soto

El cineasta Luis Molina Casanova responde muchas preguntas con el largometraje “Vivimos para esa noche”

El cineasta Luis Molina Casanova ni siquiera sabía qué era un beato cuando su amigo Tony Croatto le sugirió hacer una película acerca de Carlos Manuel Cecilio Rodríguez Santiago, el hombre a quien El Vaticano consideraba otorgarle ese reconocimiento.

Hoy Molina es un conocedor del tema pues durante diez años investigó y planificó antes de filmar la película “Vivimos para esa noche”. Este largometraje, que produjo y dirigió, responde muchas preguntas acerca de esta figura cuya vida estuvo dedicada al servicio de sus semejantes, aunque no fue sacerdote.

Carlos Manuel, conocido como “Charlie”, fue beatificado el 29 de abril del 2001. Beato significa feliz. Quienes son reconocidos con el título han sido cristianos ejemplares, tan dignos de ser recordados y emulados, que pueden ser honrados en cualquier culto religioso. Rodríguez es el único beato en Puerto Rico y todo el Caribe.

A pesar de que hay muchos documentales sobre Carlos Manuel, esta es la primera película sobre su vida, utilizando a Puerto Rico como punta de lanza. Es la historia de Puerto Rico y su historia. Se presentan los hechos que ocurrieron en la época que él vivió: la masacre de Ponce, el huracán San Felipe, el mandato de Luis Muñoz Marín, el desarrollo de la industria de la caña de azúcar… Vamos recogiendo los acontecimientos que a él le tocó vivir”, explicó Molina.

Esta es la película número 60 realizada por el también director de “La guagua aérea”. Contó con un presupuesto de $1.7 millones y fue filmada en 10 pueblos de la isla. El estreno se llevará a cabo del 5 al 7 de abril en la Sala Antonio Paoli del Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré en Santurce. La Sala de Festivales será convertida en una sala de cine para presentar el filme en formato de 35 milímetros.

El día del estreno habrá un concierto con las canciones de la película. Sesenta músicos y un coro de 30 personas acompañará la pista que dejó grabada Croatto, quien no logró terminar todos los temas. Tras la muerte del cantante, la labor quedó a cargo del maestro Raymond Torres Santos.

Molina le dedicó su trabajo a Croatto por haberlo instado a conocer a Rodríguez. Anticipó que el recital será muy emocionante, no solamente porque la voz del fenecido cantautor se escuchará en la sala sino porque, además, uno de los temas que se presentarán tiene la letra del poema “A Charlie” escrito por Carmen Judy Nine, en 1955. Ella fue una profesora universitaria que se enamoró del beato. Él no le correspondió porque su único compromiso era con la iglesia. La mujer murió hace apenas un mes.

En la película, la trama se desarrolla a partir del 1924, cuando Rodríguez tiene seis años y culmina al momento de su muerte el 13 de julio de 1963. Molina visitó incluso a El Vaticano para empaparse acerca del proceso de beatificación que, según contó, transcurrió a modo de ‘fast track’. También revisó documentos de la iglesia en Puerto Rico y cuadernos escritos por Rodríguez; uno de ellos incluso aparece en el filme. Entre las personas cercanas a Rodríguez que fueron entrevistadas se encuentra Carmen Deli Santana, su amiga y quien junto a su esposo fue quien presentó la solicitud para convertirlo en beato. La mujer falleció el día después de haber conversado extensamente con Molina.

“Fue como si me hubiera esperado”, comentó el director.

La frase “Vivimos para esta noche”, título del filme, hace referencia a la devoción profunda que sentía Rodríguez por la celebración del día de Pascua.

El elenco está formado por Guissepe Vázquez, Sara Jarque, Cristina Soler, Jorge Antares, Eduardo Méndez y Javier Moreno, entre otros. La italiana Valentina Martinico fue la directora de fotografía. Un equipo de 823 personas trabajó en distintas etapas. El 60% fueron estudiantes.

Para Molina, una de las satisfacciones de haber realizado el filme es que pudo mostrar la candidez de un hombre que no solamente fue devoto de su religión, sino que respetaba y procuraba el bienestar de todos por igual.

“Lo más bello es que cuando dices que lo beatificaron piensas en la religión católica. Sin embargo, la película, según la vas viendo, ves que el gran amigo de Carlos era un pastor de la primera Iglesia Bautista de Caguas. Por otro lado, apoyó a los misioneros que vinieron a Puerto Rico, que eran menonitas. Eso demuestra que fue uno de los primeros hombres que creyó en el ecumenismo, o sea, en la unión de las iglesias”, opinó Molina.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *